Grupo Cecatherm

Usted está en: Calefacción Radiante > Definición y características > Calefacción radiante baja temperatura

Calefacción radiante baja temperatura

Calefacción radiante en el suelo

El objetivo de un sistema de calefacción es calentar en invierno los locales habitados por personas.

No obstante, un buen sistema de calefacción no debe limitarse solamente a calentar, sino que deberá regular la pérdida de calor del cuerpo humano durante las épocas frías del año, estableciendo un equilibrio térmico entre el cuerpo y el ambiente que lo rodea para así obtener el máximo bienestar fisiológico-térmico.

El Sistema de calefacción por Folio Radiante Cecatherm® es uno de los sistemas que mejor logra este objetivo, ya que tiene en cuenta la "temperatura resultante" (media entre la temperatura del aire y el de las superficies), temperatura a la cual el cuerpo humano es sobre todo sensible y uno de los factores más indicativos del grado de confort alcanzado en un local.

Este sistema de calefacción se caracteriza por utilizar grandes superficies, con lo cual trabaja a muy baja temperatura.

El funcionamiento es muy sencillo. En el momento en que la totalidad de la superficie se encuentra a una moderada temperatura, la energía calorífica se difunde instantáneamente por todo el local. Parte de esta energía será captada por las paredes, suelo y objetos fríos que existan en el local, los cuales se irán calentado.

Otra parte será reflejada, precisamente por estos mismos objetos y paredes, en todas las direcciones y a todos los niveles. Al mismo tiempo, el aire ambiental, que no absorbe radiación alguna, se calienta poco a poco por contacto con paredes y objetos, originándose así una ligerísima corriente de convención que contribuye a mantener una temperatura constante y confortable a todos los niveles y zonas de la estancia.

La temperatura ambiente es entonces homogénea en el espacio y en el tiempo, las superficies están templadas. La sensación de calor es idéntica en todos los puntos del volumen y del cuerpo, consiguiéndose así que el equilibrio térmico del calor emitido por el cuerpo hacia su alrededor sea perfecto.

calefaccion baja temperaturaEs de todos conocido el entusiasmo que los romanos tenían por las termas como lugar de descanso y confort.

Bajo el bello suelo de muchos mosaicos romanos se ha podido comprobar la existencia de verdaderos irradiadores de calor, que partiendo de un hogar (praefernium) situado debajo de la casa distribuía los gases de combustión por espacios huecos (hipocausto) existentes debajo de la vivienda, proporcionado calor a las habitaciones e incluso al pavimento de patios abiertos o atrios. También en las cúpulas y bóvedas de baños romanos se aplicaban el sistema mediante ladrillos huecos y tubos de arcilla.

El hombre medieval pagó luego con mucho frío, el no haber aprovechado la enseñanza de los romanos en materia de calefacción.

La Cía. GRUPO CECATHERM® ha racionalizado de nuevo el proceso. Ahora se puede distribuir el calor, otra vez, de una forma homogénea en lugares públicos y privados, incluso lugares destinados a la cría de animales o cultivo de plantas. Los folios calefactores “Cecatherm®” permiten la distribución del calor  "a la romana" por todo el recinto, sin limitarlo a paredes o puntos de convección, y encima sin necesidad de encender chimeneas o calderas, pues el sistema “Cecatherm®” se alimenta eléctricamente y con un régimen de muy bajo consumo.

El folio radiante “Cecatherm®” es otro buen ejemplo del significado del concepto de tecnología avanzada, en este caso para recuperar una parte del sentido común de los antiguos.


La calefacción por el suelo en la actualidad.

Con el texto anterior se realizaron múltiples inserciones de publicidad institucional en diferentes revistas españolas.

Vincular los conocimientos de los romanos en materia de calefacción a las nuevas tecnologías en profundidad, puede aportar soluciones excelentes a la hora de calentar y proporcionar confort ambiental a la vivienda.
calefaccion por suelo
El calentamiento del suelo directamente, por medio de sistemas eléctricos, proporciona ventajas importantes al no utilizar ningún tipo de líquido previamente calentado, siempre causante de grandes inercias térmicas.

Hoy el calentamiento debe hacerse en cada habitación a calefactar de forma independiente, no existiendo ningún tipo de vinculación técnica, ni térmica entre las habitaciones de una vivienda. Cada habitación o local se controla con total autonomía de regulación y de encendido.


El poliéster incorporado al suelo, como elemento soporte del conjunto térmico aporta la garantía de durabilidad e indestructibilidad, características estas de los elementos que componen el sistema que estudiamos.

Pulsar un interruptor, del mismo modo que se pulsa para encender la luz, es la ventaja más primordial de un sistema de calefacción moderno incorporado al suelo.


Características:

La calefacción en el suelo, en la actualidad, proporciona al mismo tiempo la posibilidad de ser directa y de acumular energía en toda su superficie; energía controlada y ajustada a las necesidades térmicas más inmediatas de la vivienda. Este dato, que se detalla, puede ser relevante. Por ejemplo, si consideramos un local de 100 m2 , con un recrecido sobre el sistema de calefacción de diez centímetros, nos encontramos con un volumen de mortero equivalente a

                                                                                    100 + 0,10 = 10 m3

Esto equivaldría a diez gigantescas piedras radiadores dentro de la vivienda de 1 m3 , cada una con una temperatura media de la masa próxima a los 35 ºC.

Como puede verse, la capacidad de acumulación controlada, es enorme teniendo la particularidad de que la energía está distribuida en toda la superficie del local (aprovechamiento de la Discriminación horaria).

El total aislamiento del suelo concentra el calor íntegramente en la solera. El calor está perfectamente regulado mediante termostatos de sonda y termostatos de ambiente, siendo prácticamente nulos los espacios dedicados a estas zonas de control.

En definitiva, la calefacción en el suelo hoy en día goza de una alta tecnología y aunque basada en conceptos térmicos de hace dos mil años, incorpora materiales de primerísima vanguardia al sistema.

A continuación vamos a desarrollar las diferentes aplicaciones de la lámina “Cecatherm®” en el suelo. Aunque tratemos de abarcar todas las soluciones posibles, siempre caben algunas que quedarán para el diseño e interpretación del proyectista.

La calefacción en suelo se puede ejecutar según dos directrices básicas, la primera es la calefacción en suelo directa y la segunda es la calefacción en suelo por acumulación.


Calefacción directa

Cuando el espesor de la masa del suelo es pequeña, menor de 3 cms., los materiales que la componen tienen un poder de transmisión térmica elevada. Se puede decir que la calefacción de suelo es directa. Por los materiales que recubren los elementos calefactores, este tipo de calefacción se puede dividir en:

  • Con suelo de madera: Aplicar el folio radiante a un suelo de madera es sencillo y al mismo tiempo muy confortable, ya que los resultados térmicos aportados al local calefactado son excelentes. Una caracteristica importante para este tipo de ejecución es la humedad relativa de la madera, que no ha de ser superior al 8% y es muy conveniente tener precaución de encender el sistema de calefacción antes de proceder al barnizado de la madera. La madera nunca tendrá problemas si se cumple con el requisito arriba mencionado. Además, el control de temperatura en superficie nunca sobrepasará los 29 ºC (conforme Normativa) ya que el sistema irá regulado por un termostato sonda. Asimismo, y con referencia a la propia solera, hacer mención especial que la solera deberá ser comprobada respecto a su grado de humedad con un higrómetro.
  • calefaccion directa
  • Con suelo hueco desmontable: Esta aplicación está siendo muy bien acogida, a pesar de ser una tecnología  muy reciente, sobre todo en el campo de oficinas o locales que requieran versatilidad y rapidez de instalación, tanto para el montaje, como para desmontar con facilidad. Admite, además, la posibilidad de alojar otras instalaciones tanto eléctricas como de fontanería, en el falso suelo. La aplicación de la lámina térmica es muy sencilla, siendo recuperable todo el sistema en cualquier momento. Su aplicación es ideal en oficinas, hospitales, colegios ....




Calefacción por acumulación

Cuando se trata de acumular energía en el solado, característica esta fundamental de la calefacción por acumulación en el suelo, hay que pensar en utilizar espesores de recrecido mayores a 4 cms. y menores de 15 cms., para poder así disponer de una masa a calentar magnitudes considerables. Si a esto añadimos una superficie lo más amplia calefactada, nos encontramos con un volumen importante de mortero de cemento y solado, dispuestos a recibir kilocalorías para después disiparlas durante el día.